976 900 902 | Horario atención telefónica: L-V 9:00-17:00h 

Espirómetros

Los espirómetros son dispositivos que miden la capacidad pulmonar y permite valorar el impacto sobre la función pulmonar de enfermedades de otros órganos o sistemas (cardiacas, renales, hepáticas, neuromusculares, etc).

Los medidores de flujo respiratorio nos indican la capacidad pulmonar existente, y el valor de flujo máximo de espiración de aire. Se debe usar a diario y mantener un registro de los resultados para ayudar al médico a medir el asma del paciente.

El ejercitador pulmonar es un dispositivo que nos ayuda a trabajar con los pulmones, para mantener el máximo esfuerzo capaz de realizar con los pulmones, después de una cirugía, o cuando uno tiene una enfermedad pulmonar como EPOC.

6 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

6 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

Espirómetros y medidores de flujo respiratorio

   - El ejercitador pulmonar es un dispositivo mecánico que ayuda al paciente a mantener el máximo esfuerzo inspiratorio. Esta técnica utiliza un incentivo visual (una, dos o tres bolas que se elevan cuando el paciente inspira) que condiciona el logro de un esfuerzo inspiratorio máximo. También recibe el nombre de incentivador volumétrico.

   - El espirómetro es un instrumento de medida usado en medicina para determinar los volúmenes y capacidades del pulmón. Consta de un sistema de recogida de aire (puede ser de fuelle o campana, o digitales) y de un sistema de inscripción montado sobre un soporte que se desplaza a la velocidad deseada.

   - Un medidor de flujo máximo es un pequeño instrumento que mide el nivel de aire que sale de los pulmones mientras se sopla rápidamente y con fuerza en la boquilla, indicándole del estrechamiento de las vías respiratorias. Un indicador asciende por una escala graduada mientras va entrando el aire y sus cifras indican cuánta cantidad es capaz de espirar. El flujo máximo es la cifra de la escala donde se detiene el indicador, siendo de gran ayuda en pacientes asmáticos, y con enfermedades pulmonares obstructivas.

Actualmente los más utilizados son los digitales, ya que en un mismo proceso son capaces de medir la capacidad pulmonar y el flujo espiratorio máximo de una persona siendo posible realizar el control a nivel domiciliario por el propio paciente, mientras que con los de campana o fuelle, es necesaria la presencia de un profesional.

Para realizar una espirometría completa, lo primero que hay que hacer es asegurarnos que el paciente ha entendido bien la técnica de la prueba, ya que el resultado depende totalmente del esfuerzo que el paciente sea capaz de realizar. Se realizará un mínimo de tres veces seguidas para garantizar la exactitud de los resultados, pudiendo ser necesaria la obstrucción de las fosas nasales, para no contabilizar el paso de aire por éstas y para conseguir las mediciones exactas en cuanto a:

     - Capacidad Vital Forzada (CVF): capacidad máxima de captar y expulsar el aire en condiciones forzadas.

     - Volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV-1, o VEF-1): Se refiere a la cantidad de aire que los pulmones pueden espirar en el primer segundo en el curso de una espiración forzada. Esta lectura le ayuda al médico a evaluar la gravedad de sus problemas respiratorios. Un bajo VEF-1 indica una obstrucción significativa.

     - VEF-1/CVF (VEF1%). A partir de las mediciones de VEF-1 y CVF, el médico calcula el porcentaje y los resultados se comparan con los valores de la gente de similar altura, género, etnia y grupo de edad.

     - Capacidad Vital (CV): inspiración lenta y profunda.

     - Flujo espiratorio máximo (FEM) o “peak-flow” (PEF). Es el máximo flujo (o velocidad) que se alcanza durante la maniobra de espiración forzada. Es muy dependiente del esfuerzo. Generalmente se mide con un medidor de flujo máximo.

     - Ventilación Máxima por Minuto (VMM): menos común que las anteriores y especialmente destinada a los deportistas ya que se trata de una serie de inspiraciones y espiraciones profundas durante al menos 12 segundos.

El resultado de la medición, nos orientará sobre si nuestra enfermedad es obstructiva (dificultad en la espiración) o restrictiva (limitación de la inspiración)

Se consideran enfermedades obstructivas aquellas con valores CVF, FEV1, FEV1/FVC y PEF bajos:

     - Asma, Epoc

     - Laringitis, Bronquitis

     - Estrechamiento de laringe, tráquea o bronquios

Se consideran enfermedades restrictivas, aquellas con valores CVF bajo, FEV1 normal o bajo y FEV1/FVC normal:

     - Enfermedad pulmonar difusa

     - Lesiones de la pleura

     - Alteración de la pared del tórax y abdomen

     - Alteración hipodinámica neuromuscular

Hay dos tipos de medidores de flujo respiratorio:

     1.- Medidores de flujo respiratorio mecánicos, en los que el paciente inspira profundamente y luego sopla en tubo de plástico con cifras marcadas y divididas en tres colores, los cuales establecen el verde como una respiración normal, el amarillo, como señal de alarma, y el rojo como señal de actuación ante una posible crisis respiratoria.

     2.- Medidores de flujo respiratorio digitales, en los que tras realizar la prueba el dispositivo calcula automáticamente los parámetros medidos para ofrecernos un resultado que para unas óptimas condiciones respiratorias tendrá que estar por encima del 70% de la capacidad pulmonar.

x
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.