976 900 902 | Horario atención telefónica: L-V 9:00-17:00h 

Gasas y Compresas

Las gasas son los materiales básicos utilizados en cualquier curación de heridas en primeros auxilios y se recomienda que se encuentren siempre en todo tipo de botiquín. Las gasas son un tipo de malla, con mayor o menor cantidad de hilos en su composición, determinando la cantidad de hilos la calidad de las mismas. Se pueden encontrar gasas de muchos tipos y con diferentes estructuras de hilo.

11 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

11 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

Las gasas de algodón son las más utilizadas tradicionalmente en compresas y vendas para cubrir y proteger heridas sin dejar que entren en contacto con el aire y todo tipo de agente externo. Las gasas no sirven sólo para cubrir, sino a veces son utilizadas con el fin de efectuar una esterilización o un lavado de una zona en donde se intervendrá posteriormente. Las gasas pueden estar hechas a partir de diferentes estructuras de hilo, multifilamento (se utiliza en gasas de grandes medidas), monofilamento (que es la estructura más utilizada dentro de gasas), sarga (los hilos de gasas se disponen de forma cruzada o medio cruzada) y tafetán (cruzado de hilos muy simple).

Tipos de gasa:

  • Gasa común, la que solemos tener en casa, está fabricada con algodón y se presentan en diferentes formatos y cantidad de hilos. Estos hilos serán la densidad de dichas gasas, y como es lógico, cuantos más hilos, mas densidad.
  • Gasa quirúrgica, o también compresa quirúrgica, se emplean en los hospitales y son mucho más absorbentes ya que es más gruesa y tupida.
  • Gasas oftalmológicas, son aquellas gasas que se utilizan para casos en los que la parte herida se encuentra en los ojos o muy cerca de ellos y necesitamos cubrir el ojo entero. Son ovaladas y muy tupidas.

Funciones de las gasas:

  • Protección: Protege toda la superficie dañada. Resulta cómoda para el paciente.
  • Absorción: Absorben los trasudados que presentan las heridas, lo que requiere que, según la herida, deberemos usar gasas más gruesas o más finas, con mayor o menor control de absorción.
  • Compresión: Ayudan a comprimir bien la herida y así contener (aunque nunca de forma excluyente) la sangre que se desprende de la herida o el material necrótico de la misma.
  • Inmovilización: Inmovilizan la herida para que la recuperación se produzca de forma más rápida y menos dolorosa para el paciente ya que cuanto menos movimiento se produzca en la herida o lesión, menos dolorosa resultará.
  • Regulación de la temperatura: las gasas proporcionan calor que es ideal para la cicatrización rápida de la herida.

En Ortoweb, tu ortopedia online, contamos con los mejores proveedores para ofrecerte una amplia gama de gasas y compresas.

x
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.