976 900 902 | Horario atención telefónica: L-V 9:00-17:00h 

Barandillas para camas

Las barandillas para camas ayudan a prevenir caídas por lo que son un elemento que aporta seguridad al paciente y a los cuidadores.

Gracias a la gran variedad de modelos podemos ofrecer la solución adecuada para cualquier tipo de cama y para todas las necesidades.

11 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

11 Artículo(s)

Configurar sentido descendente
por página

¿Qué barandillas para camas son más adecuadas a mis necesidades?

A la hora de elegir las barandillas para camas tenemos que fijarnos en:

1.- Tipo de cama

La mayoría de las camas tienen un somier metálico con lamas por lo que admitirán todos los modelos de barandillas. Hay que prestar atención a las medidas de la barra del somier para estar seguros de que los enganches pueden sujetarse sin problemas. Esta información aparece en la ficha de cada producto.

Pero si la cama es tipo canapé o jergón de madera, las barandillas para cama tradicionales metálicas no podrán ser enganchadas por lo que hay buscar algún modelo que se sujete entre el canapé y el colchón

2.- Necesidades del paciente

Para personas con elevado riesgo de caídas debido, por ejemplo, a algún tipo de demencia, es más recomendable el uso de barandillas para camas metálicas largas que protejan el máximo posible.

Incluso si el paciente es muy agitado es recomendable poner un protector de barandilla para evitar que se autolesione.

Pero si hablamos de personas con movilidad reducida a las que solo queremos poner un plus de protección las barandillas para camas más cortas serán más adecuadas ya que además de proteger les ayudaran a incorporarse.

Por ultimo las barandillas de viaje están diseñadas para personas que viajen con frecuencia o para ocasiones puntuales que se necesite una barandilla corta y fácil de transportar.

Normativas de seguridad para las barandillas de cama abatibles metálicas

Los estándares europeos de seguridad y funcionamiento de las barandillas de cama abatibles para uso con personas con discapacidad indican lo siguiente:

  • La barandilla debe subir/bajar, plegarse o desplegarse manteniendo la seguridad cuando se encuentra bajo presiones de uso normal. 
  • La barandilla siempre tiene que ser mayor al 50% del largo del somier.  
  • En la sección de la cabeza siempre la distancia ha de ser menor a 60 mm. Esta medida viene daba por el quinto percentil del ancho del cuello de una mujer adulta (prevención de atrapamientos). Esto implica que la barandilla debe plegarse hacia los pies.
  • En la sección de los pies la distancia debe ser menor a 60 mm o mayor a 318 mm. La medida de 60 mm viene dada por el quinto percentil del ancho del cuello de una mujer adulta y la medida de 318 mm viene dada por el nonagésimo quinto percentil de la profundidad del pecho de un hombre adulto (prevención de atrapamientos). 
  • La distancia mínima desde el colchón a la barandilla superior tiene que ser mayor a 220 mm. Esta medida viene dada porque es la mitad del nonagésimo percentil del ancho de la espalda de un hombre adulto. (prevención de atrapamientos). 
  • La distancia entre barras debe ser menor a 120 mm, al igual que entre la última barra y el colchón con la barandilla subida. Esta medida viene daba por el quinto percentil del ancho de cabeza de una mujer adulta (prevención de atrapamientos). 
  • Para evitar riesgos de atrapamientos del pie estando de pie al lado de la cama, la barandilla debe estar, como mínimo, a 120 mm del suelo en todo momento.

Como siempre, si tienen cualquier duda, nuestro equipo técnico está a su disposición para aconsejarle.

x
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.